viernes, 26 de marzo de 2010

Gijonismo. 1905


Hoy imterrumpo esta serie de recuerdos que con tanta benevolencia leéis.
Dispensadme esta digresión. Quiero deciros un secreto: padezco una enfermedad rara, y más aún en estos tiempos en que el hombre blasona de cosmopolita. Estoy atacado de un padecimiento que yo llamo ¨gijonismo¨,que, si en el orden físico no me afecta, en cambio moralmente me hace sufrir mucho. Siento un cariño grande hacia este pueblo que llamamos con cierto mimo, perla del Cantábrico, y este cariño lo sintetizo a mi modo: de Europa, España; de España, Asturias; de Asturias, Gijón, y de Gijón la calle de Contracay, donde pasé mi niñez haciendo rabiar a les marruques.
Pero siento decirlo no es por el Gijón de hoy por el que sufro, sino por el otro que se fue y en el cual pasamos los primeros años de nuestras vidas.
Deseo que nuestra villa progrese, que se desarrolle su riqueza y su vida sea próspera. Pero, a medida que ella avanza, yo voy quedando atrás con lo mio, con lo que nadie será capaz de arrancarme,¨con mis recuerdos¨. Podéis creerme, siento tristeza en el alma cuando veo desaparecer a impulso de ese mismo progreso los sitios que eran nuestro encanto de rapazos, y entonces mi Gijonismo se recrudece aún más.
El fosu, la estacada, el paseo de les Dames, los bailes en la plazuela del Conde, les echaes en ca María el Tonel, y otras muchas cosas más que se fueron, abriendo paso a lo nuevo, a lo moderno, dejándonos a nosotros con nuestras rancierías y antiguallas.
Por eso siento un gran placer, cuando al correr de la pluma, evoco las cosas de aquellos tiempos, y seguiré haciéndolo si, como hasta aquí, cuento con vuestra acogida. Voy a contaros muchas cosas, algunas que quizá estarían mejor olvidadas y otras que, en cambio, os harán gozar con su recuerdo.
Gijonismo. Recuerdos de la niñez. 1905
Emilio Robles Muñiz - Pachín de Melás.

1 comentario:

  1. Enhorabuena por estos blogs que nos traen tan gratos recuerdos, sobre todo, en imágenes.

    ResponderEliminar