miércoles, 17 de noviembre de 2010

GIJÓN. 1879



NUESTRO PUERTO ES INSUFICIENTE

Los vapores suspenden faenas por faltas de sitios de atraque.
Hemos tenido ocasión de ver en la fundición de D. Anselmo Cifuentes uno de los ganguiles que ha de servir para la limpieza de la dársena de Gijón.
Bien lo necesitamos, por que nuevamente la dársena y antepuerto estan atestados de buques. Otra vez los vapores tienen que suspender sus faenas por falta de sitios de atraque donde efectuarlas. Otra vez hubo necesidad de telegrafiar a Coruña y Santander para que los vapores suspendan la salida de aquellos puertos por no haber hueco en el nuestro donde colocarse, y dos días hace que una corbeta se aguanta a la vela, en las inmediaciones de la costa por la misma razón. Los numerosos cargamentos de maquinaria, hierros, carbones, minerales, madera, harinas, cristaleria, maiz, etc ocupa considerable número de carros, que no sólo obstruyen por completo los tránsitos del muelle, sino algunas calles de la villa. Comprendemos lo imposible o por lo menos muy difícl que es conservar en ellas la limpieza que se nota en otras poblaciones, casi exclusivamente dedicadas al tránsito de los vecinos y alguno que otro carruaje.
El movimiento, pues, es extraordinario, y extraordinaria la animación y la vida, vida y animación que no falta quien desee trasladar a buena distancia de nosotros, por ejemplo al Musel, con el pausible objeto de trocar este industrial bullicio en el silencio de los cementerios.


Extraido del libro: Testigo de la Historia, 125 años. El Comercio 1878-2003

4 comentarios:

  1. El pasar el puerto al Musel fue una necesidad perentoria. Pero aquel Gijón, aquel ir y venir de gentes. Cuando leo sobre ello siempre me deja un regusto de nostalgia, debe de ser porque el Gijón que yo viví sin ser tan antiguo era muy diferente al de ahora; que no digo sea peor pero las gentes somos diferentes mucho más retraídas y no tan llanas como antes.

    ResponderEliminar
  2. Al periodista que esto escribia,se le notaba a la legua que era¨apagadorista¨, es decir no quería que se trasladara el puerto al Musel, pero el tiempo dió la razon a los Muselistas. En cuanto a la gente que quieres que te diga,a pesar de tener 30.000 habitantes en aquel añu
    Gijón era un pueblu, con pretensiones de ciudad
    y la xente de aldea, como ya sabes acostumbrada a trabajar como burros toda la vida siempre fué mas llana que los del presente, pero hay muchas excepciones, no vamos a generalizar, eso forma parte de la educación que recibe cada uno.

    ResponderEliminar
  3. Esta foto es muy interesante porque muestra el aspecto del muelle antes de rellenarse parte de la dársena para construir los "jardines de la Reina".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario Rubo.Bienvenido

    ResponderEliminar