jueves, 27 de enero de 2011

Gonzalo del Campo y del Castillo. Gijón imagénes para el recuerdo.








Muy pocos conocian hasta ahora la figura de Gonzalo del Campo y del Castillo. Y es lógico porque, aunque fué un gijonés culto y sensible que participó intensamente en la vida cultural de su tiempo, e incluso produjo una curiosa y original obra plástica, todo lo hizo sin buscar notoriedad ni más pretensión que satisfacer su gusto y sus impulsos creativos, haciendo uso profusamente de un don artístico natural que nunca quiso convertir en eje profesional en su vida.
Hijo de la pintora Carolina del Castillo y nieto, por tanto, del ingeniero y activo emprendedor Justo del Castillo y Quintana, Gonzalo heredó tambien de su talentosa familia una amplia curiosidad intelectual y un profundo y alegre afecto hacia Gijón y hacia cada uno de los elementos que integraron su universo cotidiano. Uno de los frutos de esa querencia fué el trabajo fotográfico que realizó durante las décadas de 1960 y 1970 . Cientos y cientos de imágenes en las que registró minuciosamente calles, edificios, comercios, rincones, actividades, personajes... Escenas de un tiempo cuya huella estaba siendo borrada atropelladamente en aquel Gijón de crecimiento tan explosivo como descuidado. Por ello, estas fotos, ordenadas por el propio autor en albumes y acompañadas de agudos comentarios en los que volcó su caracteristica sorna, tienen un gran valor documental y constituyen una crónica excepcional sobre aquel periodo.
La generosidad de los hijos de Gonzalo del Campo ha permitido incorporar ese legado a los fondos de la fototeca del Museo del Pueblo de Asturias, un gesto que quiero aquí agradecer, en nombre de toda la ciudad, muy sinceramente.

Paz Fernández Felgueroso.
Alcaldesa de Gijón
Prólogo de la Alcaldesa para el libro Gijón, imagénes en el recuerdo
El texto y las fotografías pertenecen al libro.
Más informaciónhttp://www.elcomerciodigital.com/prensa/20061008/opinionarticulos/gonzalo-campo-recuerdo_20061008.html


 

4 comentarios:

  1. Son fotos de lo cotidiano, del día a día tan cercano y ya tan lejano a la vez. Hojeé el libro hace tiempo y me encantó, sobre todo por las fotos de viejos palacetes del casco urbano
    Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Me ha hecho mucha ilusión ver alguna de las fotos que has publicado del libro. Sobre todo la que muestra el viejo edificio del "palacio de cristal" cuyo propietario era mi padrino y del que tenía un muy vago recuerdo.El resto son muy interesantes y algunas bastante conocidas.
    No sabía nada de este libro ¿lo venden en el Museo del P.deA.?

    ResponderEliminar
  3. Tú lo has dicho rubo,tan cercano en la memoria y tan lejos ya en el tiempo, más de 40 años. A mi que ya voy para los 50 me trasladan a mi niñez me veo subiendo por Fernandez Vallin camino del colegio Jovellanos con la cartera en la mano, por eso cuando fui a la exposición en la casa natal de Jovellanos en el 2006, compré el libro.Thunderluis, el libro lo puedes encontrar en cualquir libreria, yo lo compre en Paradiso, el otro dia que estube por allí había un ejemplar en la seccion de segunda mano que tienen, pero ya lu vi en más librerias.

    ResponderEliminar