jueves, 10 de febrero de 2011

Las Pérgolas del Muro.























Las pérgolas ya han pasado a la historia.

Ayer comenzó la inexorable demolición de las pérgolas del Muro de San Lorenzo, consecuencia de un inesperado acuerdo de la Comisión Municipal Permanente, que autorizó un gasto de cinco millones de pesetas para borrar una panorámica que se remonta a casi treinta años atrás.
No eran tan endebles como parecian; los técnicos que estuvieron presentes durante la demolición
calculaban que podian aguantar varios pisos de edificaciones.
Ayer, no obstante la nostalgia que despierta su desaparición, pasaron a la historia.
La demolición fué propuesta por el grupo del PSOE, y aceptada por el grupo del PCA con los votos en contra de los concejales de UCD, a pesar de que los técnicos del equipo revisor del Plan General de Ordenación Urbana aconsejaban un parentesis de tiempo.
De todos modos, el acuerdo de terminar con las pérgolas del Muro de San Lorenzo se ha llevado a cabo, y hoy ya forman parte de una historia y de unos recuerdos entrañables que no pueden volver.
Jardines, aceras y aparcamientos para vehículos las sustituirán. Ciertamente mostraban un aspecto lamentable por el olvido que sufrian de los responsables de su mantenimiento y ornamentación. Pero ya pasó el tiempo de las lamentaciones.(El Comercio, 19-05-1982)

11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. En la primera foto se ve el Campu Jovellanos, lugar de nuestros juegos. Yo nací en la calle La Playa, en aquella época era Vázquez de Mella. Muy guapo.

    ResponderEliminar
  3. Miner y Jose Ramón gracias por uniros al blog, es un blog abierto a vuestros comentarios sobre ¨esti llugarin de dios¨que decia Jovellanos. A proposito Miner me gustaria que añadieras algo más sobre el Campu Jovellanos.

    ResponderEliminar
  4. El Campu jovellanos era nuestro segundo lugar de juegos, el primero era la playa. Limitaba con el muro y la calle Emilio Tuya, que de aquella se llamaba el Molino, en esta calle haciendo esquina con Menendez Pelayo estaba el Grupo Cultura Covadonga. La entrada principal del Campu, estaba por la calle Premio Real. Y por el sur estaba la calle Ezcurdia, donde estaba el Asilo (luego se traslado para Somió) que ocupaba gran parte de la manzana entre las calles Premio Real, Marqués de casa Valdés y la calle de La Playa. Esti Campu era de los muchos solares que había en aquellos tiempos por Gijón, como el Continental y no tenía nada especial, jugábamos al fútbol, en verano hacíamos saltos de obstáculos, como en las Mestas y nuestras madres ya sabían donde encontrarnos, una llamada por la ventana y asuntú arreglau. En aquella época también jugábamos mucho en la calle pues no había coches. Y recuerdo el olor de las cocinas de carbón que impregnaba el ambiente. Pero bueno corto el rollu, porque a lo mejor todo esto ya lo viviste tú. De lo que me acuerdo perfectamente era del vagabundo que habitó durante una temporada en la Pérgola y de los conciertos que daba en ella, durante el verano, la banda de música de Gijón dirigida por Baldomero Céspedes. Menos mal que iba a cortar el rollu.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo el aspecto derrumbado de las Pérgolas. Eran como esos juguetes de muñecos con gomas interiores y base de golosinas de anís que al apretarlos descendían y al soltar la base la goma hacía que se pusieran derechos. Pues bien, las pérgolas se quedaron en la primera parte pero, maldita sea lo fuertes que eran que pedían volver a resucitar como fuera.

    ResponderEliminar
  6. Gran blog primo, a mi madre le va a encantar, un saludo, Leticia

    ResponderEliminar
  7. Miner, muchas gracias por tu comentario, nada sabia del campu Jovellanos por eso me presto. Yo soy de la cosecha del 62, del que si me acuerdo era del vagabundo que se llamaba Benigno Pielagos.Y no te preocupes enrollate lo que quieras, Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Thunder bien explicado lo de las pérgolas, estoy a la espera que me den permiso para publicar unas fotos del derribo.

    ResponderEliminar
  9. Hola prima bienvenida al blog, gracias espero que a los demas os guste tambien. Un beso para todos.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante el tema de las pérgolas, no sabía de su existencia en el pasado, una lástima tener que tirarlas.

    ResponderEliminar
  11. Hola Elena.Bienvenida al blog. Como tantas cosas en Gijón, primero dejaron que alcanzaran un estado ruinoso por la dejadez a la que fueron sometidas y luego las tiraron amparandose en ese mismo estado, que la verdad a última hora era más que lamentable.
    Pero les costo trabajo si vas a la entrada del derribo de las pergolas verás su final. Un saludo.

    ResponderEliminar