jueves, 17 de marzo de 2011

Gijón, Año 1959








Rebuscando el otro día por la hemeroteca de Gijón me encontré con esta noticia que llamó mi atención. El por entonces alcalde de Gijón Don Cecilio Oliver (15 de febrero de 1958-14 de julio de 1961) recibió un despacho del Gobernador Civil de la provincia que entre otras cosas decía, «de conformidad con las normas dictadas por la Superioridad», entre otras medidas, que «la circulación de peatones aislados o en grupos invadiendo la calzada con inobservancia del artículo 66 del Código de Circulación, que impone a los mismos la obligación de transitar por la acera de la derecha en el sentido de su marcha, y si no existiesen aceras o andenes, por el lado izquierdo, lo más cerca posible del bordillo de la calzada y sin dificultar la circulación de vehículos».El miércoles, 2 de septiembre de 1959 aparecia en la primera página de La Voluntad la noticia, que veis en la primera foto. La medida fué bastante impopular entre los gijoneses, ya no faltaba más que les dijeran por donde tenian que subir y bajar para ir a los cines de la época o para echar las cartas en Correos.
Cuenta Juan Martín Merino, «Juanele», que «a la salida de los cines los guardias no pudieron con la gente y aquello duró muy poco». La cuesta de Begoña, entonces, era la via que comunicaba directamente los cines de las calles Corrida y Moros( Robledo, María Cristina y Roma) con el Hernán Cortés, Arango , Jovellanos y la sala de fiestas Acapulco.
Y mientres tanto Jovellanos en su pedestal viendoles venir.

1 comentario:

  1. Ya lo habia escuchado,no se quien me lo habia comentado,esta simpatico.
    Saludos Mou

    ResponderEliminar