lunes, 28 de marzo de 2011

Gijón. Barrio de Cimavilla.








El barrio de Cimavilla fué declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico el 20 de febrero de 1975 (BOE 21 de marzo de 1975). En el año 1977, el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias, editó un libro llamado Andar y ver Cimadevilla (Texto José A. Lopez-Urrutia. Fotografía Emilio Cueto). Las fotografías pertenecen al libro.

RED
—Arría, chacho.
y desciende la red hasta el panel.
—Va boya.
Preludia el va boya la saliente cuerda
donde el corcho se ha de atar.
Quedas plegada en el fondo,
arrebujada como un monstruoso gato, red
Del puerto zarpas hacia el dudoso mar .
Reposan las manos en la espera inquieta
avizorando el instante huidizo y breve
en que el horizonte decapite el sol
para alertadamente
nerviosa deslizarte vertical,
sorbiendo entonces tus escaques
todo el agua y sal del mar .
Ha de ser cuando el sol expire;
sólo entonces descenderás
porque en ese sincronizado y efímero momento
si es posible que la sardina rauda
sature de aprisionadas agallas
la red de Cimadevilla.
La mirada de la red
—ojos en rombo—
puede quedar vacía,
pero si el azar del mar es bondadoso
y conduce bien la manada de sardinas
entonces:
¡Izad la red, marineros,
que está llena de alegría!

Poema del libro " BARRIO DE CIMADEVILLA" Autor: Luciano Castañón

LUIS MIGUEL PIÑERA En el pasado de Gijón, ¿habría algún ciudadano que no tuviera un apodo? Parece difícil, y además el mote pasaba de padres a hijos. Incluso alguno de esos apodos pasó al callejero local, por ejemplo, La Argandona, la hermana de Jovellanos, pero también varios más. El camino del Pintu, junto a El Sucu, se llama así oficialmente desde 1990 pero ya muchos años antes recordaba (porque la voluntad popular así lo quiso) a José Sánchez Suárez «El Pintu» famoso enterrador en Ceares, y que vivía en ese camino. Una calle emblemática de Cimavilla, la calle de Atocha, de hecho no recuerda a la que fuera -antes de Nuestra Señora de la Almudena- la patrona de Madrid. Nunca en Gijón hubo un culto especial a esa virgen de Atocha, ni su imagen estuvo en ninguna capilla local. La cosa es más prosaica. En antiguos libros de nacimiento, matrimonio y defunción vemos a vecinos de Cimavilla residentes en la calle de La Tocha, o La Toxa, un apodo sin duda. De vivir en la calle de La Tocha derivó la cuestión en vivir en la calle de Atocha.

¿Dónde podemos informarnos del tema de los alias y sobrenombres gijoneses? Por ejemplo en un trabajo del cura Enrique García Rendueles, fallecido en el año 1955, el autor de «Los nuevos bablistas» y la letra del «Himno a Covadonga». El largo nombre del manuscrito es «432 antiguos apodos de Gijón (1850-1890) anotados por D. Enrique García Rendueles, presbítero, con la colaboración de su padre D. Ricardo (1853-1928) y Doña Rufina Morán la Bandera», y se puede consultar en la Biblioteca Asturiana del padre Patac. Pero además Vicente García Oliva publicó un artículo sobre el tema en la revista «Lletres Asturianes», número 51 de marzo de 1994, titulado «Nomatos de Xixón recoyíos por don Enrique García Rendueles», y por supuesto está el trabajo de Luciano Castañón titulado «Apodos y sobrenombres de Gijón». Primero se publicó en el Boletín del RIDEA (número 114, año 1985) y luego en la antología sobre Castañón titulada «Escritos Gijoneses». También vemos una larga lista de apodos gijoneses en la prensa local del 25 de abril de 1887 y en el libro «Cimadevilla recuperada. Atlas playu» que la asociación de vecinos Gigia editó en el año 1999. Anotamos algunos de esos apodos recogidos de esas fuentes.

DE HOMBRES: El Fungu, El Porcelanu, El Güérfanu, Esparteru, El Princesu, Toliví, El Talaboru, Perico el Bolo, Xuan el Francés, El Casín, Palombín, Xuan del Aire, Xuan de los Trapos, Perico Pión, El Frayau, El Tanfonín, Patacú, Antonio saca el rau, El Truenu de Xixón, Juan de la Fandanga, Pachuchenora, Sietededos, Andresín de Marixuaca, Blancofino, Casimiro el Güevu, Xuaniquera, Joaquinillo Rodajas, El Esperteyu, Mingo Hueco, El Tronu, Ginigini, Xuan de los Cuentos, El Mariquetu, Quince Nietos, Cigoreya, Coxu la Palanca, Bemol, Peluca, El Penosu, Papones el Carlista, El Desoreyau, El Zancarru, Guapitamente, Madruga, El Mamón, El Morcilleru, El Gochín, Barriguina, El Chepa, El Calafate, Cara de Cádaba, Llagrimina, Garibaldi, Filimiquis, Churulú...

DE MUJERES: La Funga, La Marota, Gasparina, La Millota, La Muerte, La Escapadita, Cagarriales, Zampuca, María los Perros, Juana el Majo, La Pesamentera, La Xícara, La Balumba, La Esguanchada, La Quinciana, Gala Ventanes, La Musela, La Pucha, Rita el Fornu, La Zapica, Viuda los Dentones, La Fandango, La Fraila, La Perola, La Guatusca, Mil Hombres, María los Buscaniños, La Farruca, La Chiguirita, La Culopera, La Cacarañada, La Chuchona, La Pedorrea, La Muda, La Chaquetona, Colegiata, Colasa Peseta, La Coxa la Palicia, La Faldapa, Lechepresa, Les de la Estafeta, La Cebona, La Xata la Mula, La Castañona, Tina Santa, Les Entrometes, La Chigra, La Peruya, María la Pondala, La Levita, María la Pelada, Trafulca, La Toxa, La Vigarina, La Truchera...

La Nueva España. Jueves 24 de junio de 2010

3 comentarios:

  1. Y como olvidan a Rita la Mona, Fredes la Tarabica, o la Calderona...
    Y el olor a pescado, tanto de los barcos, las redes y les sardines a la plancha que se cocinaban en todos los bares...ese olor aún lo tengo en la pituitaria...

    ResponderEliminar
  2. Y yo tambien Barro y yo tambien, ya golia cuando dibes po la Calle Corrida,y la Rula aún recuerdo los sonidos de les cajes arrastraes con aquellos ganchos y el ruidu del xielu callendo en elles. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Falten muches. Casarónse,Les Cañines, Los Larolos,Los Cágalos,Volador,
    y muchos mas que ya me iré acordando.

    ResponderEliminar