martes, 15 de marzo de 2011

Gijón. La Fábrica de Gas.










En1862, las calles estaban iluminadas con faroles de aceite, situados muy espaciadamente. En las noches de luna clara, eran apagados, de orden del alcalde, por entender que el resplandor selénico, no solo aventajaba a la luz artificial, sino que constituia un alumbrado que, además de gratuito, no dejaba un solo rincón sin iluminar. Más adelante éste aceite se sustituyó por otro aceite de origen mineral llamado esquisto, se adquirieron cuatro faroles de columna y ocho de pescante, que fueron colocados en las plazas y calles céntricas.
Años más tarde en 1870, se acordó adoptar otro sistema más moderno, el gas, yá implantado en las ciudades más importantes. Se contrató con una importante empresa establecida en Granada, bajo el nombre de Mr. Gustavo Petit Pierre Pellión y Compañia, un servicio mixto que garantizase 200 faroles de gas y de 60 a 70 de petróleo, ardiendo 1500 horas al año, por 15 céntimos hora de alumbrado y conservando los de esquisto por igual precio y tiempo de duración. Todo por un total de 70.000 reales. Siguieron las negociaciones, y Petit Pierre decidió establecer una fábrica de gas en el Arenal de san Lorenzo, sometido entonces a modernización y ensanche, y en 1870, la nueva factoría estaba terminada, dirigidas las obras por Mr. Francisco Saumier. (Biografía de la villa y puerto de Gijón. Joaquín A. Bonet).

La fábrica de gas fué construida en 1870 y la de electricidad en 1889. La primera sufrió diferentes ampliaciones, siendo la más importante la de 1889 en que se construyó una nueva sala de hornos y se aumentaron considerablemente los aparatos de condensación y depuración montando además un gasómetro de 2.000 metros cuadrados, construido con chapas del país en un taller de Gijón.
Tiene instaladas unas 10.000 luces y 1.000 contadores. El precio actual es de 0,30pesetas metro cúbico para alumbrado y 0,22 pesetas para usos industriales y de calefacción. La central electrica fué inaugurada el 1 de agosto de 1890.
Esta industria pasó por largas vicisitudes, hastas que en 1897, fusionada la Sociedad Electricista con la de los Sres. Menendez Valdés y Compañia por mutuo convenio se estableció una sola fábrica, ampliando la primera que cuenta en la actualidad con 5 calderas de vapor y 3 grupos de maquinaria pudiendo desarrollar en conjunto más de 200.000 watts.
La red de cables es subterranea y abarca la población entera. El director de la sociedad es D. Eduardo Menendez Valdés y el sub-director D. Agustín Alvargonzalez.
(Gijón y la exposición de 1899)
Más información en el libro: Luces de Gijón, de Eduardo García.

Quiero agradecer nuevamente a Juan Carlos Amores su aportación fotográfica, al igual que las fotos del derribo de las pérgolas, por su gran interés documental
Y, a Toraño por ponernos en contacto y por otras muchas cosas. Un abrazu pa ti y otru pa Cati.

4 comentarios:

  1. Las colas de la gente para pagar me recuerdan más de una situación vivida en esa vieja Fábrica del Gas.

    ResponderEliminar
  2. Aún recuerdo sus grandes ventanales orientados a la calle Menéndez y Pelayo.

    ResponderEliminar
  3. Toda mi niñez transcurrió al lado de la fábrica. Su olor característico y su sirena de la una de la tarde son recuerdos adheridos en mi mente que me evocan aquellos años sesenta y setenta. Gracias Modesto por trérmelo a la memoria.
    Juan Barro. Gijón, 1962.

    ResponderEliminar
  4. GRacias por los comentarios, en especial a ti Barro,esa es mi intencion que la gente recuerde.Por cierto no tendrás alguna foto por ahi del colegio donde estudiamos ya que me gustaria dedicarle un recuerdo al Grupo Escolar Jovellanos.

    ResponderEliminar