miércoles, 4 de mayo de 2011

Gijón. Cine Avenida.












Hoy le toca el turno al cine Avenida. Cine desconocido para mi, por dentro, ya que como comenté más veces , yo estaba abonau al cine Roma.
La foto de la actriz Fay Wray, una de las protagonistas de la película, no se corresponde con el fotograma del Burlador de Florencia, la incluí (como dato curioso) por que esta actriz fué la que consiguió que un mono gigante se enamorara de ella (bueno King Kong y muchos monos-sapiens más).

ADIÓS, AVENIDA, ADIÓS
Ahora ya, tras meses de abandono y soledad, aquel viejo cinematógrafo -con cierto aire camp, olor de chicle y humedad, y un cierto sabor de pipas de girasol y recuerdos de adolescencia- se ha visto herido de muerte por las ruidosas palas excavadoras.
Los nuevos tiempos y las modernas técnicas fueron arrinconándolo sin compasión y, poco a poco, ya no fué capaz de cargar ni siquiera con la función de cinematógrafo de reestreno. Y hubo que cerrar sus puertas.
Después ya se sabe, tan solo fue nido de roedores y blanco de las protestas de la ciudadania.
El cine Avenida pronto será un monton de escombros solamente. Una etapa de la historia cinematográfica local se ha convertido en página de recuerdo.
Adiós Cine Avenida. Adiós. (El Comercio 26-12-1975)

1 comentario:

  1. Hace años, asisti a sesiones del festival de cine para niños y recuerdo ver la imprsionante TORA;TORA;TORA

    ResponderEliminar