martes, 4 de diciembre de 2012

Gijón. La Plaza

Por este nombre  conocemos los Gijonéses al Mercao del Sur, por lo menos yo desde que tengo uso de razón, mi recuerdo de hoy va para esta plaza (y los que trabajaron en ella) que desde sus 113 años de existencia nos comtempla, y muy especialmente para mi amigo del alma Francisco Manuel Alvarez-Sala (Fran), con quien compartí muy buenos momentos  aquí. 
A pesar de los años que va nos dejaste, siempre estarás en mi corazón.













 Fotografía Loty año 1928




Libro Gijón y la Exposición de 1899




Mercado del Sur.
El concejal Daniel de la Cerra había propuestoa la corporación en 1895 la adquisición de los terrenos que ocupaba la Fundición de Cifuentes, Stoldtz y Compañía en la plazadel Infante para edificar sobre ellos un nuevo mercado cubierto cuya obra se comprometía a realizar la Fábrica de Hierros de Mieres.
Como su propuesta no fue tomada en consideración,volvió a exponer la cuestión al año siguiente, pero planteando esa vez que si el Ayuntamiento no se decidía a emprender las obras podría concederse su realización a una sociedad privada que ofreciera unas condiciones aceptables de ejecución. Finalmente en 1897 el Ayuntamiento otorgó finalmente la licencia de construcción a Eduardo Martínez Marina, constituyéndose poco después la Sociedad del Mercado del Sur, en la que también figuraban en su consejo de administración José de las Clotas como presidente y Vicente Ibaseta y Daniel de la Cerra como vocales.
Las obras se realizaron siguiendo el proyecto del arquitecto municipal Mariano Medarde —autor también del Mercado de San Lorenzo—, tras desecharse el de Antonio Suardíaz Valdés, conservados ambos en el Archivo. Mientras los planos originales preveían un edificio rectangular con zonas ajardinadas, la obra definitiva aprovechaba la irregular parcela de 2.700 metros cuadrados de extensión para ubicar el armazón de hierro construido finalmente por la Fábrica de Mieres, bajo la dirección técnica de Buenaventura Junquera. El Mercado del Sur se inauguró en 1899 y estaba destinado «exclusivamente á la venta de carnes de todas clases, pescado, legumbres y hortalizas, leche, manteca de vaca, huevos, frutas y queso y pan, cereales y similares de estos artículos», pero en modo alguno a «bebidas espirituosas, aunque sí de refrescos y puestos de agua».

Extraido del libro Una historia de papel.
500 años en los documentos del Archivo Municipal de Gijón.



5 comentarios:

  1. Muy interesante y didactico para todos aquellos que desean conocer la historia de su ciudad.

    ResponderEliminar
  2. Ummm yo estuve en Gijón hace años, y me cuesta acordarme, pero sí recuerdo que me pareció muy bonito... a ver si algún día de éstos puedo volver a dar un paseo por allí :)

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito!!esta muy currado, q guapo era gijon!!

    ResponderEliminar
  4. Viendo las fotos, el exterior con el jardin y la estatua de Jovellanos en el centro es mucho mas bonita que la mole de hormigon que han puesto nuestros grandes dirigente

    ResponderEliminar