sábado, 22 de diciembre de 2012

Gijoneses en 1849

El carácter, costumbres y trajes de los naturales de este Concejo, es, con poquísima diferencia, el mismo que el del resto de la provincia. Robustos, sóbrios, trabajadores, celosos de sus derechos y religiosos; se alimentan de boroña, púches de harina de maiz (farrapes) y legumbres, siendo muy pudiente el labrador que come ordinariamente carne de vaca. Su bebida general es el agua, si bien son muy aficcionados a la sidra, que se produce con abundancia en el Concejo, en lo que , si ganó la riqueza pública, también ha perdido la moral.


Vive en casa bajas, poco aseadas y mal distribuidas, y a veces, confundido con sus mismos ganados; teniendo para la conservación de sus granos, un horreo o panera de madera, sostenido sobre cuatro o seis pilastras. Salta y lucha por diversiones, juega a los bolos, danza la danza-prima; y el baile el fandango al son de la gaita gallega, único instrumento músico que conoce, y de que hace uso igualmente en las Fiestas Religiosas, siendo las más solemnes, la del Corpus, y de la Virgen María, que se celebra cada año. Camina el hombre siempre armado de grueso y alto palo, que le sirve a un tiempo, de defensa y apoyo: viste calzón y polainas de paño pardo, y medias de lana blanca caidas sobre el tobillo, almadreñas, montera de pico alto, con vueltas guarnecidas de pana negra; y cuelga de sus hombros, en día de ceremonia y respeto, o de abrigo, capote con mangas y esclavina corta.



 
Gasta la mujer, saya de lana burda, si bien la faja, la suele usar de estameña negra, dengue de bayeta de ese color, ó lienzo común trabajado en casa; y recogido el pelo en castaña, ciñe su cabeza con pañuelo de hilo ordinario, tendido un cabo por la espalda. Habla el dialecto asturiano (bable) algo adulterado con el castellano; por lo que se precian de cultos.

Así describía Don Juan Junquera Huergo a los habitantes del Concejo de Gijón en el año 1849. Texto recogido del libro Gijón y la Exposición de 1899 editado por la tipografía La Industria.






Un día allá mediados los años 80, me encontraba tomando una cerveza, en la hamburguesería Chopper, en el Muelle, y Javi el dueño me enseñó un album que tenia con viejas imagenes de Gijón.
Fué un flechazo, me quedé fascinado viendo aquellas postales de un pueblo que crecía para convertirse en  ciudad.
 Primero empecé coleccionando postales, luego llegaron  los libros que me ayudaron a conocer un poco más la historia de mi querido Gijón.
Vaya mi agradecimiento desde aquí  a Javi el del Chopper por sembrar en mí la semilla de la curiosidad sobre aquel vieyu Xixón sin él este blog no hubiera sido posible.
El nombre del Blog está sacado de uno de los primeros libros que compré,  Gijón en el Recuerdo de Victor Labrada.





Las imágenes de esta entrada pertenecen a la obra Asturias: Su historia y monumentos. Bellezas y recuerdos. Costumbres y tradiciones. El bable. Asturianos ilustres. Agricultura e industria. Estadística. (1894 - 1901) de Octavio Bellmunt y Fermín Canella. Tomo III.

Como dato curioso sobre la imagen Uno de antaño ( y contestando un par de correos que me llegaron sobre ella) diré que es un cuadro del pintor asturiano Tomás García Sampedro encargado por Fernández Asenjo; un indiano enriquecido que llegaría a ser alcalde de Valdés. El retratado era el padre de dicho indiano, un campesino natural de Carollas (Valdés), sin embargo el cuadro no quedó en la familia Fernández Asenjo sino que pasó a los herederos de Manuel Méndez de Andés, industrial tabaquero en Argentina, cuyo hijo levantó en Luarca su residencia ¨Villa Excelsior¨( nombre de la empresa tabaquera). El cuadro tuvo mucho exito entre la colonia de emigrantes por recordarles el padre que todos habían dejado en Asturias. En el año 1903 los dueños de unos importantes almacenes Ovetenses, Estremera hermanos, solicitaron al pintor un cartel para anunciar su papel ¨La Panoya¨ emplearon el mismo cuadro  añadiendo el texto y el resultado es el que se ve  en la siguiente imagen.



Extraido de el libro ¨El Cartel en Asturias¨ Colección del Muséu del Pueblu d´Asturies


3 comentarios:

  1. Interesante rescate has hecho Mou, de esta remenbranza de Gijón. En pocas palabras nos describe muy graficamente como era aquel gijón de nuestros ancestros.:)

    ResponderEliminar
  2. El retrato "Uno de antaño" (Cuadro de T.G. Sampedro) es el que se usó para el cartel publicitario de papel "La panoya" http://recuerdogijon.blogspot.com.es/2011/02/ley-antitabaco.html

    ResponderEliminar
  3. Gracies Xuan, estaba al tanto de ello y no lo puse por no tener nada que ver con el tema del blog (Gijón) pero como no fuiste el único que me lo comentó pues incluyo la información que hay al respecto. saludos

    ResponderEliminar