jueves, 22 de noviembre de 2012

Efemérides y curiosidades Gijonesas (I)



 José  Manuel Lorenzo Fernández (Gijón, 1892-1962), conocido como «Fernández del Humedal», escribió durante la década de 1930 muchos artículos en la prensa local y tres libros. Él mismo los editaba -era el dueño de la imprenta La Versal- y los distribuía (los regalaba, mejor) entre clientes y amigos.
Poco antes de comenzar la Guerra Civil, en enero de 1936, editó su segundo y más exitoso libro, «Efemérides y curiosidades gijonesas», que todavía hoy circula fotocopiado y muchas veces citado sin mencionar a su autor. De «Efemérides y curiosidades gijonesas» se hicieron varias «reediciones», primero por él y luego a cargo de su hijo Tino el de La Versal.
Otra visión sobre Octubre de 1934. Articulo publicado en la Nueva España por LUIS MIGUEL PIÑERA. Miércoles 11 de noviembre de 2009










Efemérides y curiosidades Gijonesas. (II)


























Efemérides y curiosidades Gijonesas. (III)














Efemérides y curiosidades Gijonesas. (IV)
















La realización de estas cuatro entradas a sido posible gracias a Emilio Tuya Domenech, que me ha proporcionado la copia del libro Efemerides y Curiosidades Gijonesas.
Gracies Emilio.
Las imágenes, con excepción de la primera y la última,  no pertenecen al libro.


jueves, 8 de noviembre de 2012

Gijón. Les Pescaderes.

LA VENDEDORA DE PESCADO 
 ¡Muchachas! ¡Xardes de ahora mismo! ¡Gomprái sardines!


Este pregón, lanzado á voz en cuello por
un acento gutural de mujer, repercute á
cada instante en las calles de la gijonense
villa: son las vendedoras de pescado fresco.
Pero lo verdaderamente extraño del grito
es su desentono, lo rasgado del ritmo, si
así puede llamarse al cántico chillón de la
mercancía. No es un alarido, es un tremendo

gallo.


Asomémonos al balcón. Ahora pasa una
vendedora. Va descalza, y en su semblante
curtido por el aire del mar se refleja una
bravura indomable.





Guando abre la boca y
contrae los músculos del rostro para lanzar
su grito adquieren sus facciones un distendimiento
que acentúa su dureza: es un pregón
escapado á una cariátide.


Según costumbre del país, lleva envuelta la cabeza en el anudado pañuelo, y sobre el cráneo carga la banasta chorreante y atiborrada de sardinas de plata, acabaditas de salir de la red, coleando aún.



 Es el único pescado que he visto vender
aquí por las calles. Las demás familias, ó se
mandan al interior ó las acaparan los fondistas.
En cambio, de sardinas hay á diario
una verdadera invasión, un tropel que no
se agota.



 Todas las noches traen al muelle
las barcas millares de ellas, y á la mañanita
siguiente, y á veces en la misma tarde,
cuando arriban los botes antes de oscurecer,
se pregonan por las mujeres, que las espe -
ran en. el mismo atracadero.


 De tal suerte,
resultan como en pocas partes jugosas, fresquísimas,
sin perder su aroma de mar, y
rivalizando por lo fino de su carne con la
del salmón.



 Un manjar selecto, en suma,
que en nuestras distantes capitales de tierra
adentro, constituye si acaso un plato estimable.






Vaya aquí mi pequeñu homenaxe a un oficiu ya desapaeciu en Xixón y a les muyeres que lu desempeñaben ¨Les Pescaderes¨.
Quiero dedicar esta entrada a Monchu Parada Suárez
y a toa la xente del barriu altu. CIMAVILLA. 



El texto pertenece a el libro: Un viaje a Asturias pasando por León. Autor: Alfonso Pérez Nieva Año de publicación 1895. Lo podeis consultar en  la BNE.





Estos dos cuadros, reflejo de la vida cotidiana de la xente de Cimavilla, son obra de Jenaro Pérez.